Notas

Blog personal de breves escritos y algún que otro recurso en línea

https://notasdemonica.wordpress.com/

Podéis seguirme ahí a partir de ahora. Es mucho más fácil que aquí. Iré resubiendo las entradas que tenía en este blog y creando nuevas. Un saludo a todxs.

Este blog eventualmente acabará siendo una recopilación de recursos en línea... pero dejad que termine los finales.

En las relaciones reina la efimeridad, superficialidad y el egoísmo. Las interacciones se vuelven el puente que nos salva de aquello que llaman soledad. Se dice que es un sentimiento. A veces, hablan de ella como un estado. Yo me pregunto si realmente la hemos alcanzado en algún momento. ¿Hasta qué punto estamos solos con nosotros mismos? ¿Es nuestra aquella voz que retumba en nuestro interior?

Ayer hablé en pasado de lo que había sido hasta entonces mi presente. Duele como mil puñales clavados, y las lágrimas caen solas sin ayuda de nadie. Es el dolor del recuerdo y, también, el dolor por una mala rutina que reinó con alevosía. No lo entiendo. Pero jamás podré decir que me arrepiento de nada. Los capítulos buenos también deben acabar.

La claridad de la luz que emitía la pequeña lampara de su escritorio era lo más sincero que había visto en mucho tiempo.

Miró el hocico del perro, luego sus ojos. Eran negros, redondos como una bola de billar. Frunció el ceño y dejó ir un susurro lleno de desprecio por aquella bestia. Siempre los había odiado.

Seres de segunda... – decía

Conforme iban pasando los días, con esfuerzo, consiguió acostumbrarse a mostrar cierta tolerancia por aquella cosa. No obstante, le repugnaba la idea de acariciar algo así. Finalmente, la repugnancia se convirtió en cansancio. No quiso mirarlo más, y arrojó el espejo al suelo.