Enfermos mentales

Este es un artículo diferente a lo habitual, pero hoy sentí la necesidad de hablar de ello.

La gente no conoce a los enfermos mentales.

Suponen que los conocen, pero cuando les hablan y los tratan te das cuenta de ello. Y ellos también lo notan, aunque lo disimulen.

Hay una gran ignorancia respecto a una enfermedad mental. De hecho, es muy posible que cualquiera de nosotros tengamos, tarde o temprano, alguna de ellas durante nuestra vida, aunque sean leves.

Hay quienes cuando se encuentran a una persona muy diferente a ellos suelen reirse interiormente con superioridad, o quizás sentir burla, pena, asco, rechazo y muchos otros adjetivos. Con los enfermos mentales ocurre algo parecido y en serio te digo que esto da pena y tristeza.

Cuando se trata a un enfermo mental, se le habla como si no te entendiera o fueran incapaces de ello. Ya sabes a qué me refiero: esa voz como cuando se le habla a un niño pequeño, como dándole una palmadita de tranquilidad en el hombro, hablándole bajito y muy despacio con palabras muy sencillas como si no pudiera entenderte...

Vamos a ver. Un enfermo mental puede entenderte como cualquier otra persona, únicamente tiene un trastorno mental, solo eso. Es igual que tu pero con un problema mental.

Hay enfermos mentales muy inteligentes y sabios, los hay que estudiaron carreras o tenían profesiones de alto nivel. No les hables como si no pudieran entenderte. Ni son niños pequeños ni son estúpidos. Piensa que únicamente tienen una enfermedad.

Aunque te hablen diferente, aunque actúen de forma diferente, aunque digan cosas que no puedas entender, aunque tengan problemas importantes y vean u oigan cosas que no existen, esto no los hace estúpidos. Tratalos como tratas a cualquier otra persona, solo eso. Te lo agradecerán. Necesitan sentirse normales y que los traten como a personas normales.

Es cierto que suelen tener altibajos en su enfermedad y que a veces se dan casos difíciles de tratar, pero intenta ser paciente y ayudarlos, y que un profesional pueda tratarlos cuanto antes, porque necesitan mantener un equilibrio sin derivar a los extremos, y esto no siempre es así.

No hablo aquí de agresividad por casos psicóticos ni nada semejante. Hablo de enfermos mentales pacíficos a los que se les nota su enfermedad.

Pues esto es todo, algo simple pero directo. Espero que este artículo ayude un poco para la comprensión de los enfermos y las enfermedades mentales. Si te encuentras a alguno de ellos, piensa en esto que leíste.

Porque efectivamente hablo desde mi experiencia personal. Trabajo con muchos de ellos cada día.