Diferentes opiniones sobre privacidad

Al igual que no existe la seguridad al 100%, tampoco existe hoy en día (o al menos es tremendamente difícil) conseguir la privacidad al 100%. Si no, os aconsejaría leer uno de los últimos libros de Kevin Mitnick al respecto, muy aclarador: “El arte de la invisibilidad”.

Pero, entre los que analizamos la privacidad, siempre encontraremos opiniones muy diferenciadas. Algunas más “radicales”, otras más “moderadas”, etc. Me explico.

Hay quienes no consideran que puedas usar un ordenador sin que uses Tor. Para nada. Si lo haces entonces no valoras la privacidad en absoluto, y ni se te ocurra usar una VPN, que no sirven para nada.

Otros consideran que hay que usar Tor para lo que realmente merece la pena en cuanto a tu privacidad. Porque si siempre usas Tor, entonces estás dando una clara señal a ciertos gobiernos de que puedes ser alguien a investigar, y si ciertos gobiernos te tienen como objetivo, es prácticamente seguro que entrarán en tu ordenador con muchos y diferentes exploits de día 0 o 0-day, con vulnerabilidades en cualquier sistema operativo que casi nadie posee, solo ellos.

Yo soy de esta última opinión

Porque, ¿vas a usar Tor para entrar a tu cuenta bancaria online de tu país?, ¿vas a usar Tor para mirar la programación de televisión?, ¿para renovar el paro o hacer la declaración de la renta?... Ejemplos como estos te hacen ver que aunque puedes valorar tu privacidad, ésta debe ser valorada en su justa medida. Y claramente, si necesitas valorar tu privacidad en cuanto a tus preferencias religiosas, libros de lectura, datos médicos o enfermedades, y temas importantes que pudieran suponerte un problema (esto depende de las preferencias personales de cada uno), entonces una VPN es más que suficiente. Y a veces ni siquiera eso, una conexión normal también es necesaria, eso sí: muy muy pocas veces.

Con una VPN al menos estás entrando a Internet sin arriesgarte a ir dando tu IP, y por lo tanto evitando cierto rastreo ya de por sí (hace falta mucho más, claro) y evitando que ataquen tu posición o en este caso tu router o máquina (si usas conexión directa sin un router). Y como hoy en día casi la mayoría de webs ya de por sí ofrecen cifrado, si aparte usas una VPN que te ofrece una compañía que consideras fiable por muchas razones, creo que merece mucho la pena el riesgo sabiendo lo que se hace.

Lógicamente, si vives en un país dictatorial que te prohíbe ver en internet casi de todo, o eres un periodista, abogado o juez que necesita seguridad y privacidad en lo que hace, y otras profesiones similares, o eres un activista de derechos humanos por ejemplo (poned el ejemplo que se os ocurra), entonces necesitarás Tor en tu día a día.

También hay quienes no aceptan que se use una VPN + Tor, que con Tor es más que suficiente, o que en el caso de que no lo sea entonces sólo uses puentes o bridges que ofrece el Proyecto Tor. Pero no siempre esto es posible. A veces fallan y mucho estos bridges en empresas o redes muy restrictivas. Y dichos bridges dan problemas. Y lo digo por experiencia y diferentes pruebas del pasado.

Yo sí creo que viene bien usar una VPN y luego Tor. Es decir, vas usando la VPN para lo más normal donde necesitas cierta privacidad que no sea extrema, y cuando necesitas algo más de privacidad entonces entras a Tor (con la VPN activada). En este caso la VPN es como un bridge más, aunque sea de una empresa privada. Pero es que hay que tener en cuenta que un bridge también puede ser una máquina no fiable de la cual no sabes exactamente quien está detrás ni si ha podido ser comprometida. Yo prefiero una VPN fiable que no guarde registros, pero es tan solo mi opinión personal. Respeto a quienes se niegan a usar una VPN junto con Tor.

¿Y tu?, ¿qué haces para proteger tu privacidad?. ¿Usas siempre Tor?, ¿tan solo una VPN?, ¿ni una cosa ni la otra porque no te importa la privacidad?.