El padre de Blancanieves

Hace poco me leí la novela de Belén Gopegui. Comparto algunas frases que seleccioné

Mi ego me dice que he hecho el ridículo, pero entonces recuerdo que no tengo. Si no tienes ego, tu ego no está en cuestión. Son otras cosas las que están en cuestión. Si no tienes ego tampoco tienes que ser fiel a tu ego, sino a esas otras cosas
Tendemos a compararnos con las cosas que funcionan a la perfección. Es un error. La especie humana es una de las tantas chapuzas de la naturaleza. La vida se hace con esas chapuzas
Por qué la referencia tiene que ser la perfección y no la vida? La perfección puede ser una posibilidad más, un dato más, pero no la referencia
Tendríamos que tropezarnos, Félix, para ir más despacio, para recordar que tropezarse forma parte de nuestra vida. O que la distancia más corta entre dos puntos sólo produce líneas rectas, y hay otras
Creen que acabarán volviéndose a su pueblo, o yéndose a las Alpujarras o a una isla
Si alguien produce aquello que detesta, o si lo produce para que se beneficien organizaciones a las que no puede respetar, no es libre. Y si la libertad queda confinada a la noche del sábado, la tarde del domingo, la hora de la cena, no es libertad
La educación, la vivienda no dependían sólo de una decisión política o económica determinada. Dependían de estructuras que parecían firmes y tal vez no lo eran tanto, dependían de cosas que se daban por hechas sin que debiera ser así
Porque las industrias de refrescos no necesitan ningún ímpetu especial para seguir produciendo sed: ellas son eso, productoras de sed, despilfarradoras de agua, productoras de residuos tóxicos; son eso, existen haciendo eso
cerrarse para morir no es lógico
Madurar quizá consista en comprender que no es una quien ha de poner la firma al cuadro o cerrar el local y apagar la luz
La razón no es de lo que ocurre, sino de lo que es justo que ocurra, aunque no llegue a ocurrir jamás
Detrás de los teléfonos móviles, el zumo de naranja, las vigas de hormigón de los hospitales y el té de jazmín, las costas sucias y el suelo cementado y los montes vivos todavía, los libros que se estudian en los colegios, el trabajo diario, los jóvenes en paro y los adultos en paro, los clientes de la business class y los clientes del autobús inseguro y los del club de fútbol y los de las bicicletas inmóviles y los que compran medicinas; detrás de un paisaje observado a través de la ventana de un hotel o pisando la tierra; detrás de las natillas, del calor, del salario usado como abono, soborno o recompensa, los departamentos de las universidades, los despidos y los gritos, la docilidad y los pimientos rojos y las televisiones y los pájaros, la lámpara encendida, el sillón de orejas, el mar envenenado, los gintonics, las obras, los obreros, los directores de recursos humanos, la composición del detergente, la depresión, el agua, las fichas del parchís, los cementerios, las latas de mejillones, los preservativos y los dientes, los animales y las gasolineras, las películas y los muertos, los créditos y la imaginación, detrás de la clase de vida por la que discurren mis miembros individuales hay, siempre, propietarios que calculan sus beneficios